Borra el cansancio y el estrés de tu rostro de forma sencilla

Te contamos uno de los secretos mejor guardados de los maquilladores: el corrector-iluminador, con él conseguirás cubrir y corregir imperfecciones, eliminar el estrés y el cansancio, al tiempo que aportarás una dosis extra de luz a tu mirada. Sí, tiene muchas aplicaciones, aunque usarlo correctamente no es tan sencillo como parece, por eso, en este artículo te damos las pautas y consejos para conseguir unos resultados increíbles, ¿quieres aprenderlos?

¿Quieres saber dónde se encuentra el secreto de un buen maquillaje? ¿Aquello que consigue iluminar la mirada de una mujer por encima de las demás? Son los correctores e iluminadores, un producto que una vez lo pruebes, nunca más querrás que falte en tu neceser.

Los correctores e iluminadores son el primer paso y el gran secreto de un buen maquillaje, pues su finalidad es “corregir rasgos” y disimular imperfecciones de nuestra piel así como manchas, cicatrices, granitos, acné, etc.

Diferencias entre correctores e iluminadores

En el mercado podemos encontrar diferentes marcas que presentan estos productos con distintos tipos de aplicadores (en forma de lápices, cremas, pinceles, barras…) y también en diferentes tonos. Dependiendo de la marca y de su presentación pueden tener diferentes nombres, pero en ambos casos la finalidad es la misma y su resultado increíble:

  • Corrector: si lo aplicas antes de la base de maquillaje y los polvos, te servirá para cubrir y corregir las imperfecciones en cuestión de segundos.
  • Iluminador: si lo aplicas encima de la base de maquillaje y los polvos, iluminará la zona que hayas tratado, por ejemplo tu mirada.

Elegir corrector e iluminador

Encontrar el corrector-iluminador que aporte ese toque estrella a tu rostro no es sencillo. Hay mucho donde elegir y cada mujer tendrá su favorito.

Desde Sonestetic, lo que sí te recomendamos es que tengas varios tonos pues, dependiendo de la época del año o de la zona de nuestro rostro que vayamos a tratar, nos servirán para igualar las zonas de nuestra epidermis antes del uso del maquillaje base. En ocasiones, también será más conveniente una textura más cremosa y ligera para unas zonas que para otras, como ocurre en la zona de las ojeras.

Cómo aplicarlos

Aplicar correctamente un corrector no es sencillo. La primera norma es no abusar del producto, poner una cantidad excesiva solo llevará a acentuar los defectos que, precisamente, es lo que queremos cubrir.

Antes de maquillarte:

Tras aplicar tu sérum o crema hidratante, pon corrector en las ojeras, aletas nasales y comisura de los labios. Difumínalo suavemente y después aplícate la base de maquillaje o polvos fijadores cuya transparencia no altera el color de los correctores, o nada más si así lo prefieres.

Si quieres disimular algún granito, aplícalo de la misma forma, aunque en este caso lo más recomendable es emplear un corrector de base verde, que mezclado con los puntitos rojos consiguen dejar la piel de un tono uniforme.

Después de maquillarte:

Este es el momento de usar los iluminadores para dar un toque único a nuestro maquillaje.
Una vez finalizado el maquillaje según nuestra piel, si quieres, puedes aplicar un poquito de iluminador en el lagrimal o en el párpado móvil y ¡verás qué mirada más luminosa consigues! Un efecto natural pero que no pasara desapercibido.

Ya sabes, no olvides llevar siempre en tu neceser y en tu bolso un corrector-iluminador, puede sacarte de un apuro en cualquier momento 😉

Fuente: Tecnobelleza

Untitled
Abrir chat
1
💬 ¿Cómo podemos ayudarte?
Sonestetic, tu centro de belleza
¡Hola! 😊 Soy Teresa, una de las propietarias de Sonestetic, ¿puedo ayudarte en algo?